El sistema límbico y la parte emocional del ser humano

neuropsicologia en sevilla

El sistema límbico cumple un papel fundamental sobre las emociones. En el repertorio conductual del ser humano, las emociones siempre han sido un tema de interés, ya que controlan conductas complejas, como el aprendizaje y la motivación. Además, los trastornos mentales implican desórdenes emocionales donde las emociones tienen un papel principal.

El neurocientífico Antonio Damasio, uno de los más influyentes en el estudio de la emoción habla de la existencia de seis emociones primarias universales, el miedo, la sorpresa, la felicidad, el asco, la tristeza y el enfado. Aunque también existen emociones secundarias como, vergüenza, satisfacción, celos y envidia entre otras muchas.

El sistema límbico es un conjunto de áreas cerebrales que se encuentran en el lóbulo temporal, es el encargado de regular todas estas emociones y por ello se conoce como la parte emocional del cerebro.

¿Qué es el sistema límbico?

Este sistema está formado por numerosas áreas que interactúan entre ellas y tienen conexiones con otras estructuras corticales y subcorticales. Se encarga principalmente de regular el control emocional y de codificar la memoria, lo que implica almacenar y recuperar la información que guardamos en el cerebro.

El neurólogo estadounidense James Papez en 1937 planteó la existencia de estructuras cerebrales implicadas en la motivación y la emoción, a esto se le llamó circuito de Papez. Más tarde, el neurocientífico MacLean en 1949 acuñó el término de sistema límbico a estas estructuras.

Las diferentes estructuras que lo componen tienen funciones especializadas y se encuentran interconectadas con las demás partes que lo forman. Algunas de estas estructuras principales que constituyen el sistema límbico son:

  • Hipocampo

Es el regulador principal del sistema límbico y el encargado de codificar la memoria, es primordial para adquirir nueva información. El daño en esta zona puede causar pérdida de memoria y desorientación.

  • Fórnix

Transporta eferencias, es decir envía información para realizar una acción a otras estructuras, en este caso a los cuerpos mamilares y núcleos septales. Los daños en el fórnix pueden producir amnesia anterógrada, esto implica no ser capaz de consolidar información nueva, afectando así al aprendizaje.

  • Cuerpo amigdalino o amígdala

Esta estructura está implicada en las respuestas emocionales, principalmente en aquellas relacionadas con el miedo y la ira. La lesión de este núcleo puede causar ausencia de reacciones emocionales.

  • Núcleos septales

Estos núcleos están implicados en las conductas emocionales, el placer, el comportamiento sexual, la conducta agresiva y en funciones de atención y memoria. Los daños en estos núcleos pueden producir una reacción desmedida a estímulos de tipo sexual y alimentario.

  • Hipotálamo

Se encarga de mantener algunas funciones corporales, como la frecuencia cardiaca, la sed, el hambre y el sueño. Cuando se produce una lesión en esta estructura aparecen cambios en el apetito, dificultad para dormir, deshidratación y cambios en la presión arterial.

El sistema límbico y las emociones

El sistema límbico vincula la emoción con el comportamiento y la cognición. Las diferentes estructuras que lo componen se encargan de asociar la información almacenada en la memoria de las experiencias que vivimos con la emoción vinculada esas experiencias. Además, se ocupa de determinar qué debemos aprender y cómo, dependiendo de las sensaciones agradables o desagradables de las situaciones experimentadas siendo responsable de como reacciones ante determinadas situaciones y de como sentimos. Por lo tanto, esta área del cerebro no solo está implicada en las emociones sino también en la memoria y el aprendizaje.

Sistema límbico

Las alteraciones del sistema límbico

Las lesiones producidas en el sistema límbico pueden afectar a algunas funciones como, la regulación y expresión de emociones, olfato, memoria y desorientación.

Las alteraciones en este sistema también están relacionadas con las enfermedades neurodegenerativas, principalmente con la enfermedad de Alzheimer, ya que el hipocampo (estructura perteneciente al sistema límbico), es una de las primeras zonas que se ven dañadas afectando a la memoria y a la orientación. Por esta razón, las personas que padecen esta enfermedad comienzan a tener dificultades para recordar circunstancias sucedidas recientemente o para memorizar información nueva, mientras que recuerdos pasados aun se preservan porque las estructuras pertinentes aún se encuentran conservadas. También es común que se desorienten en algunas ocasiones por la dificultad de recordar lugares conocidos.

Sabiendo toda esta información, no cabe duda de que el sistema límbico juega un papel principal en nuestra vida, modulando todo aquello que vivimos y haciéndonos ser seres emocionales asociando toda experiencia vivida a diferentes emociones y quizás por eso se dice que no importa tanto lo que se vive si no como se vive o como se siente.

Post más recientes...