Adicto a los videojuegos ¿Solo se da en adolescentes?

neuropsicologia en sevilla
adicto a los videojuegos

La adicción a las tecnologías es relativamente reciente debido a su avance y desarrollo en los últimos años. La popularidad de los videojuegos como ocio ha ido formando parte de la vida diaria de cada vez más personas.

Se considera adicto a los videojuegos cuando existe un uso excesivo y repetitivo que causa dependencia, sintiendo una gran necesidad por jugar. La persona pierde el control para limitar la frecuencia  y el tiempo invertido en el juego e interfiere en su calidad de vida.

Los videojuegos son muy adictivos, aunque esto no implica que todos los video jugadores lleguen a ser adictos. Los videojuegos que se practican de forma online son los más adictivos junto con los que incluyen el azar, tanto de forma individual como en equipos. Además, desde hace años se ha extendido el uso de videojuegos en los que se puede crear un avatar (identidad en forma de muñeco o figura que representa a la persona que juega), en ocasiones, tener un avatar con habilidades elegidas por el propio protagonista puede resultar más emocionante que la vida real y como consecuencia tiene un alto poder adictivo.

Esta adicción es cada vez más frecuente en jóvenes pero la idea de que sea más probable en jóvenes dificulta que se detecte en adultos, en los que también se presenta frecuentemente.

¿Por qué alguien se vuelve adicto a los videojuegos?

No están claramente definidas las causas de la adicción a los videojuegos, aún así se sabe que influyen diferentes factores biológicos, psicológicos y sociales.

Factores psicobiológicos

Es más frecuentes en adolescentes varones, con rasgos de impulsividad e inatención y con baja autoestima. Jugar a videojuegos resulta interactivo y más sencillo concentrarse que en otras tareas, suponiendo un riesgo para aquellos que tienen problemas de inatención, ya que les resulta mucho más fácil atender a esta tarea.

La impulsividad también también favorece la adicción, teniendo en cuenta que los videojuegos son gratificantes porque los jugadores están continuamente recibiendo recompensas, subiendo de nivel y superando retos. Además, la posibilidad de conectar con el protagonista del juego o de crear un propio avatar hace frente a los efectos negativos que supone tener una baja autoestima.

adicto a los videojuegos

Factores psicosociales

Haber sufrido o estar sufriendo bullying, tener una situación familiar complicada, no tener un buen contacto social con amigos o familiares facilita la adicción a los videojuegos, pudiendo ser una vía de escape para evadirse de la realidad.

Los videojuegos permiten al jugador la sensación de control y competencia, así como de victoria. Por otro lado las recompensas y las emociones que produce el juego son inmediatas, mucho más que en cualquier otra tarea.

Síntomas de un adicto a los videojuegos

Cuando una persona o individuo es adicto a los videojuegos comienzan a aparecer diferentes signos que hacen visible la adicción, algunos de ellos son:

-La persona adicta siente que ha perdido el control sobre el juego

-Se aisla socialmente y no interacciona con los demás como lo hacía anteriormente.

-No es capaz por si mismo de reducir la frecuencia con la que juega.

-A menudo tiene dolores musculares por pasar tanto tiempo jugando.

-Otros aspectos de su vida empeoran. El ámbito laboral, las relaciones familiares y/o de amistad de una persona adicta a los videojuegos sufren importantes cambios.

¿Es comparable el/la adicto a los videojuegos a la persona que sufre ludopatía?

En ocasiones la adicción a los videojuegos y la ludopatía se consideran lo mismo debido a las similitudes que comparten, ya que presentan los mismos síntomas y las consecuencias de la dependencia son muy parecidas.

Tanto la ludopatía como la adicción a videojuegos conforman una importante dependencia a la persona que sufre esta adicción, afecta a diferentes aspectos de su vida diaria, tendiendo a aislarse del entorno, dejando de hacer otras actividades y dedicando el mayor tiempo posible al juego, sintiendo una necesidad irrefrenable por jugar.

Sin embargo, en el caso de la ludopatía la persona tiende a invertir una gran cantidad de dinero para poder jugar a juegos de azar y para participar en juegos de apuestas, llegando a endeudarse. Por el contrario, esto no suele suceder en la adicción a videojuegos, ya que no es necesario invertir gran cantidad de dinero para poder jugar.

¿Qué soluciones existen para tratar este tipo de adicciones?

Una de las soluciones más efectivas es la terapia psicológica para la adicción. En ocasiones se necesita de intervención profesional para abordar la dependencia. El primer paso para poner solución a la adicción es entender lo que ocurre y tomar conciencia de lo que supone la adicción a videojuegos.

La dependencia a videojuegos es cada vez más frecuente en niños y adolescentes pero también en adultos, para tratar el problema debemos indagar en las causas, es decir, en qué factores han influido para que comience la adicción. Es importante que se potencien y desarrollen otras actividades de ocio que sean igualmente agradables al mismo tiempo que se modifican algunos comportamientos para solventar la dependencia, uno de los recursos utilizados es negociar el tiempo de juego en el caso de niños y adolescentes y restringir el tiempo de uso en adultos, a excepción de algunos casos extremos en los que se puede valorar si eliminar por completo su uso.

A continuación aparecen algunas pautas para solucionar la dependencia a los videojuegos.

1. Tomar conciencia del uso excesivo de videojuegos

En ocasiones, es difícil reconocer tanto por parte de la persona con adicción como por la familia que existe una dependencia. Por esta razón es importante observar y reconocer algunas de las señales que se producen cuando esto ocurre, como, una acusada ansiedad cuando no se puede jugar, la pérdida de otras actividades por el tiempo dedicado al juego y la dificultad para reducir el tiempo y la frecuencia que se dedica a jugar.

2. Limitar la frecuencia y el tiempo de uso a videojuegos

Jugar a videojuegos no tiene por qué desencadenar una adicción, pero en el momento en el que comienza a producirse una dependencia es necesario limitar el tiempo, manteniendo unos hábitos de vida saludables y dedicando tiempo a otras actividades agradables.

3. Acudir a terapia para una adecuada deshabituación a los videojuegos

En algunos casos, la persona no puede por si misma hacer frente a la dependencia, sobre todo si lleva produciéndose un largo tiempo y aquí es donde actúan los profesionales. Se identifican los factores que mantienen esta conducta desadaptativa y se comienza un tratamiento para que la persona incorpore unos hábitos saludables en su día a día y realice actividades diferentes al uso de videojuegos, mejorando su vida familiar y social, así como cualquier otro ámbito afectado.

Aplicar actitudes preventivas, siguiendo unos hábitos de vida saludables, como hacer deporte y mantener las relaciones familiares y sociales reducen la posibilidad de caer en una adicción.

Post más recientes...